fuerzas armadas régimen Nicolás Maduro
Foto: Twitter@NicolasMaduro

El conflicto y crisis en Venezuela se mantienen en el ojo del huracán; por las evidentes inconsistencias en el previo y el nuevo régimen de Nicolás Maduro y ante un país totalmente polarizado. Opiniones encontradas y que afirman una intervención, un golpe de estado o un claro enfrentamiento de poderes.

Para entender mejor la situación actual de Venezuela, la UNAM publicó recientemente un análisis con la autoría de los académicos e investigadores, Mario Ojea Revah y Fernando Neira Orjuela, del Centro de Investigaciones Sobre América Latina y el Caribe (CIALC).

El régimen ilegítimo de Maduro

En el artículo, los especialistas afirman que la reelección y votación realizada por el poder Ejecutivo de Venezuela, en el mes de mayo de 2018, fue ilegítima, por lo que se ha tornado en un conflicto que no es positivo para México ni para la región, ya que impacta en la polarización de posturas internacionales, en la economía y en el incremento de flujos migratorios.

También lee: México apoya a Maduro y no a la Declaración del Grupo de Lima.

fuerzas armadas régimen Nicolás Maduro
Nicolás Maduro. Foto: Twitter@NicolasMaduro

En relación a la situación actual y la muy clara crisis en Venezuela, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), señaló recientemente que las elecciones realizadas por el mandatario Nicolás Maduro, carece de las mínimas garantías para ser consideradas libres, ya que no cuenta con la aprobación de la OEA, la Unión Europea, la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU y el Grupo de Lima.

Los investigadores del CIALC, afirman que la catástrofe económica, social y humanitaria que se vive en Venezuela lleva más de dos décadas. Con una inflación anual de un millón 200 mil por ciento; con cuatro de 30 millones de venezolanos que han salido de su territorio en años recientes y una mortalidad infantil superior a la de Siria y peor aún, con nivel de hambruna y de notable violación a los derechos humanos.

La toma de posesión del segundo mandato de Maduro fue claramente ilegitima, ya que se llevó a cabo en la sede del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y no en la Asamblea Nacional (AN).

La Constitución lo afirma

De acuerdo con lo previsto en la Constitución Política, por este motivo la AN se declaró en emergencia, ante lo que consideró una usurpación del cargo de Presidente de la República, y realizó un llamado a la restitución del hilo constitucional.

Ante la toma del poder de forma ilegítima por parte de Maduro, la Asamblea Nacional controlada por la oposición, desafió a partir de la Constitución bolivariana, la votación para reelegir al mandatario, es decir Juan Guaidó.

En ese sentido, la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela indica en el artículo 350 que, el pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios o garantías democráticos, o menoscabe los derechos humanos.

Ante tal escenario el especialista Fernando Neira Orjuela, afirmó que mientras el gobierno de Nicolás Maduro tenga el respaldo de las fuerzas armadas, no figurará un cambio de régimen, además que se trata de un juego de poder internacional que tienen sobre esta situación Estados Unidos y Rusia.

México apoya al gobierno de Maduro

El especialista Neira Orjuela señaló que dicho conflicto “no es positivo para México”, ni para la región, además criticó que México no ha sido determinante ante esta situación, a pesar de la presión de otros países latinoamericanos y de Estados Unidos.

fuerzas armadas régimen Nicolás Maduro
Comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores con la postura del Gobierno de México ante la situación actual con el mandato de Nicolás Maduro. Foto: SRE-México.

 

Orjuela, indicó que la posición de México en apoyo al segundo mandato de Nicolás Maduro, es una posición ambigua, una visión añeja de la política exterior, por lo que se tiene que hacer un llamado al diálogo a las partes en conflicto.

De igual manera, el investigador indicó que si se suscitará una intervención armada de fuerzas foráneas como las de Estados Unidos o Brasil, el hecho puede concluir en un conflicto mayúsculo, no sólo de repercusiones regionales, sino globales.