A 4 meses del sismo: Villa Coapa, otra zona olvidada en la CDMX

0
A cuatro meses del sismo, Villa Coapa
Foto: Jorge Santiago.
Reportaje Especial

El 19 de septiembre es una fecha en la que los mexicanos encuentran muchos sentimientos encontrados, pues en el año de 1985 un sismo de 8.1 grados sacudió al país, afectando la zona centro, sur y occidente del país, viéndose principalmente afectada la Ciudad de México.

32 años más tarde la historia se repitió, ya que alrededor de las 13:14 horas del mismo 19 de septiembre, la tierra volvió a cimbrar, en esta ocasión con un sismo magnitud de 7.1 grados, y pareciera mucha coincidencia que justo el mismo día se volviera a presentar un evento de esta naturaleza en nuestro país.

Ante los desastres que causó el sismo, mucho se ha hablado sobre las acciones que se pusieron en marcha, en donde la solidaridad y el lado humano del mexicano salió a la luz, la sociedad volvía a unirse, reaccionando incluso antes que el propio gobierno.

El ver a la gente movilizarse en las calles recaudando víveres para los damnificados, nos hacía ver la calidez de nuestra gente y nos hizo reflexionar acerca de todo lo que puede lograr una sociedad unida y cuando se moviliza de forma organizada y con el corazón.

Pero, los días han pasado y la ayuda a dejado de llegar, los donativos recibidos por otros países, actores y deportistas aún no se han vislumbrado.

Villa Coapa, a cuatro meses del sismo

Han pasado ya cuatro meses del S19 y en algunas zonas de la Ciudad de México, siguen sin dar una respuesta a quienes perdieron sus pertenencias y su hogar; los edificios colapsados, se mantienen como fieles testigos de la tragedia que sacudió nuevamente a México.

Con el fin de conocer más a fondo acerca del tema, me di a la tarea de recorrer algunas zonas que se vieron afectadas para recaudar información sobre cómo vivieron los habitantes de los edificios dañados el momento del sismo, si la ayuda que llegaba en un principio continúa fluyendo como en los primeros días, así como conocer la respuesta que han tenido de las autoridades.

Una de las zonas más afectadas fue la de Coapa-Acoxpa, al sur de la Ciudad de México, la cuál registro muchísimo movimiento posterior al sismo y lugares emblemáticos como Galerías Coapa y otros se vieron fuertemente afectados.

Los daños superficiales narran lo ocurrido aquel 19 de septiembre, a 4 meses del sismo, la plaza se encuentra ya en reparación, debido a que se busca regresar a las actividades cuanto antes, ya que el cierre de las instalaciones ha generado pérdidas de hasta 180 millones de pesos (fuente: El Financiero).

Enrique Güijosa, director de finanzas de la empresa, dio a conocer que los trabajos de reparación se están llevando a cabo en búsqueda de reabrir y reanudar operaciones en marzo de este año, pese a los rumores que existían sobre una posible demolición.

Pero hay mucho más que contar acerca de este inmueble, porque no sólo hubo daños en la estructura (como se ha informado), se trata de un caso muy grave ya que de acuerdo a una investigación de Animal Político, también perdieron la vida varias personas dentro del complejo.

Rapiña y abandono

Al ver de cerca la situación, basta con voltear a un lado de Galerías para darnos cuenta de los daños a otros complejos que se vieron dañados durante el sismo, como en avenida Canal Miramontes, esquina con calzada del Hueso, donde se encontraba una pequeña plaza comercial con varios comercios y hasta un gimnasio de artes marciales.

A cuatro meses del sismo, Villa Coapa
Vista de la plaza con Google Maps antes del sismo. Fotos: Google.

Al día de hoy, no hay plaza, más que los escombros de las estructuras que la conformaban. Vecinos y comerciantes cercanos a la zona comentan que posterior al sismo, se hizo presente la rapiña, ya que del gimnasio que se encontraba ahí, los materiales que aún resultaban útiles fueron tomados por personas ajenas al establecimiento.

 

Tras el desastre, la plaza tuvo que ser abandonada por los severos daños estructurales que se presentaron, donde reportan comerciantes aledaños a la zona, como la plaza tenía un acceso por una pared colapsada se prestaba para acceder al inmueble en abandono, situación que algunos grafiteros aprovecharon para realizar pintas sobre las paredes que aún estaban de pie.

También lee: Geociencias de la UNAM consolida mapa de fracturas del suelo en la CDMX.

Desalojos en avenida Canal de Miramontes

Al continuar caminando sobre avenida Canal de Miramontes, continuamos viendo los daños generados por el sismo y llegamos a una de las zonas más severamente afectadas, donde la gente que se encontraba en sus viviendas, tuvieron que desalojarlas por el peligro inminente de derrumbe.

Ahora, algunos de los vecinos afectados ocupan el estacionamiento de una de las plazas localizadas frente a las unidades afectadas, viviendo en casas de campaña improvisadas para poder resguardarse, en espera que el gobierno les dé una respuesta razonable y que de verdad apoye la situación por la que están pasando.

A cuatro meses del sismo, Villa Coapa
Campamento de damnificados en Canal de Miramontes. Foto: Jorge Santiago.

Frente a la plaza, los daños exteriores en los edificios son muy visibles a simple vista, en algunas zonas se alcanzan a ver en las ventanas abiertas los daños interiores y las fracturas internas del edificio, lo que nos permite pensar incluso en las heridas internas no visibles que pueden llegar a tener los edificios.

La “ayuda” del Gobierno

La historia no acaba aquí, algunos de los vecinos me comentaban una de las situaciones planteadas por el gobierno como “solución”, consiste en realizar un préstamo hipotecario mediante el cuál los afectados podrán solicitar la compra de una nueva casa, motivo por el cual los afectados no están de acuerdo, ya que algunos recién concluían el pago de su domicilio y aceptar la “ayuda” ofrecida por el gobierno, implicaría volver a ahorrar para posteriormente liquidar dicho adeudo.

A cuatro meses del sismo, Villa Coapa
Unidad fracturada en Girasoles II. Foto: Jorge Santiago.

Mientras realizaba el registro fotográfico, algunos vecinos se acercaron para comentarme que el gobierno no ha hecho ningún acercamiento para cubrir las necesidades que requieren, así mismo, la afluencia de voluntarios y personas que apoyen con víveres ha ido descendiendo conforme el paso de los días.

Con lonas que dejan ver la poca respuesta que han obtenido los vecinos, se muestra el edificio de Miramontes 3020, uno de los edificios que también fue severamente dañado y que ha obligado a los vecinos a acampar en zonas cercanas a el que fuera su domicilio.

“Se acaba la paciencia”: vecinos.

En esta zona, uno de los vecinos me comentó lo siguiente en relación al inmueble afectado: “Tras el sismo mucha gente vino a ayudar, nos dimos a la tarea de cerrar el paso para poder sacar a las personas del edificio con riesgo de derrumbe, tras percatarnos de que ya no había nadie en el edificio, tuvimos que abandonarlo y ahí fue cuando observamos como mucha gente aprovechaba la situación para hurtar cosas, pantallas, objetos de valor e incluso ropa de los afectados del inmueble”.

El mismo ciudadano afectado indicó que, “Se cree que algunos de los encargados de resguardar el inmueble llegan a ser cómplices del saqueo del mismo, situación bastante delicada, ya que quizá las personas que se dedican a vaciar el edificio no están pasando por la difícil situación de tener que vivir en un campamento provisional”.

“Al día de hoy, los vecinos perdieron también la paciencia, y los campamentos provisionales son testigos de hostilidad entre los vecinos por la falta de víveres o de agua.

Miramontes 3010

A un costado del edificio detallado anteriormente, encontramos el espacio en donde se encontraba la unidad “Miramontes 3010” en la colonia Girasoles II, edificio que ya fue completamente demolido, empezando los trabajos de remoción de escombros el día 8 de noviembre de 2017. 

El edificio se vio seriamente afectado en los dos primeros pisos de los sesis que contaba, por lo que el secretario de obras y servicios, Edgar Tungüí, mencionó que una de las prioridades era el rescate de documentos de importancia para los habitantes de ese edificio. Los trabajos de demolición concluyeron el día 23 de noviembre.

A cuatro meses del sismo, Villa Coapa
Interior de Miramontes 3010. Foto: Jorge Santiago.

Ahora lo único que queda del edificio número 3010, es la reja que divide el predio con la avenida, en la que se encuentran esferas de navidad que contienen imágenes de una familia conformada por una mujer, un hombre y una bebé.

Al ver las imágenes, nos pone a meditar si en realidad somos conscientes y agradecidos por el día de hoy contar con un techo, mientras que los vecinos afectados aún siguen viviendo de la ayuda civil que se logra recaudar.

Al realizar el reportaje en el lugar, hubo momentos en los que incluso, llegaba a sentir como la tierra se movía, al ver hacia arriba el edificio sentía que se movía por la forma en la que quedó e incluso se llegaban a escuchar pequeños ruidos dentro del edificio.

El edificio con número 3004, también está seriamente afectado, se puede apreciar las grietas a los costados y por la parte de enfrente, con la leyenda de “No habitable”, y es así como recibe este edificio a todas las personas que a diario transitan por la zona, muchas veces sin voltear a ver el mismo. Un colosal edificio que deja ver desde afuera los severos daños con los que cuenta, así mismo el estar en esta zona transmite un ambiente de tristeza, desesperación e incluso impotencia.

 

 

Mientras tanto, aún queda la incertidumbre para los vecinos sobre qué acciones tomará el gobierno de la Ciudad de México y la delegación, esperando que con los tiempos de elecciones venideros, centralicen su atención no sólo en los afectados de Coapa, sino en TODOS los afectados tras el sismo del 19 de septiembre en la CDMX.

Este es un llamado tanto a las autoridades capitalinas, como a la sociedad, para que no dejemos de brindar el apoyo que nuestros vecinos necesitan, no dejemos que la indiferencia nos gane, hagamos algo para que se le pueda dar una solución más rápida a todos aquellos que perdieron su patrimonio, ya que no sabemos cuando necesitaremos nosotros de esa ayuda.

Agradecimientos a los oficiales que permitieron la documentación de la zona de los edificios de Canal de Miramontes.