Realidades y soluciones para evitar el ciberacoso a jóvenes

Ciberacoso a jóvenes
Ciberacoso a jóvenes. Foto: Pixabay.

El ciberacoso a jóvenes, es un ataque con el que se busca intimidar y acosar por medio de la tecnología digital, con engaños y ataques de forma repetida, para buscar atemorizar, enfadar o humillar.

El acoso en internet, ciberacoso o ciberbullying, ha ido en aumento en unión con el avance de la tecnología digital y el auge de medios de comunicación, como el internet y los dispositivos móviles.

Son más las cifras en las que destacan casos de ciberacoso en los jóvenes, ya que, de acuerdo con un informe reciente de UNICEF, 1 de cada 3 jóvenes dice haber sufrido ciberacoso.

Seguro te interesa: El cibernoviazgo, un ambiente social en la palma de tu mano.

El ataque digital o ciberacoso más común a los jóvenes, es por medio de redes sociales, destacando en primer lugar Instagram, y seguido de Snapchat, Twitter o Facebook, es decir, 7 de cada 10 jóvenes son atacados dichas redes sociales.

Ciberacoso a jóvenes
1 de cada 3 jóvenes dice haber sufrido ciberacoso. Foto. UNICEF.

Afortunadamente, son muchas las organizaciones que realizan acciones para frenar el ciberacoso a los jóvenes, como las estrategias que realiza UNICEF, al dar seguimiento a políticas para proteger a los niños y jóvenes del acoso cibernético y la intimidación, el establecimiento y equipamiento de líneas de ayuda nacionales para apoyar a niños y jóvenes, entre otras acciones.

DATO: Más de un tercio de los jóvenes de 30 países sostiene que ha sido víctima de acoso en la red, y 1 de cada 5 ha faltado a la escuela debido a situaciones de ciberacoso y violencia (UNICEF, 2019).

En México, de acuerdo al INEGI, los porcentajes más altos de ciberacoso se encuentran en los primeros rangos de edad de 12 a 19 años y de 20 a 29 años.

Reporte de ciberacoso Inegi
Foto: Informe estadística 2018, CONRICYT, presentado en marzo de 2019.

En unión de diversos grupos sociales, se busca un camino para consolidar un internet y comunicación digital más seguros, por medio de investigaciones e instrumentos con los que se permita conocer el comportamiento en el ciberespacio de niños y jóvenes.

Porque la tecnología y las comunicaciones por medios digitales nos deben permitir también,  generar nuevos esquemas y acciones para guiar y orientar a los jóvenes, así como la integración de nuevas políticas y reglas en la formación académica, también para orientar a los maestros y padres para prevenir y responder al acoso cibernético y el acoso escolar.