El rumor del fin de los Totis ¿realidad o engaño publicitario?

0
El fin de los Totis, ¿realidad o engaño publicitario?
Foto: Fritos Totis.

La semana pasada se desató el rumor del fin de los Totis, el producto estrella de una empresa de botanas mexicana, que al parecer se declaraba en banca rota y que después de 30 años de vida, desaparecería del mercado de frituras.

El rumor del “adiós a los Totis”, se convirtió en viral el pasado fin de semana, ante cientos de mensajes publicados en redes sociales, en los cuales se extendió el rumor o noticia del fin de la empresa, la cual se ha posicionado por su producto de donitas de chicharrón conocidos como “Totis”, y que por muchos, es un referente obligado para cualquier fiesta infantil (y degustarlas insertando las donitas a modo de anillos).

Los Totis, surgieron hace 30 años con la idea de un empleado de la compañía, que tuvo la idea de empacar las donitas grasientas con sal y limón, y que a la fecha, gozan de un posicionamiento importante (y conexión emocional) en el consumidor mexicano, dado su bajo costo y por ser un producto clave en el contenido de millones de piñatas utilizadas en fiestas infantiles en México.

¿Rumor o publicidad blanca?

La noticia del cierre de la empresa (actualmente propiedad de La Costeña, nada más), fue confirmada (curiosamente en vísperas del Día del Niño) el pasado 28 de abril por varios medios como El Universal, detallando que podría haber un descontento general de los empleados, y que después de 13 años de servicio cerraría sus puertas.

Al día de hoy, despúes de haber sido un tema trending topic y después de que varios medios confirmarán que la empresa continuaría (tomando como referente, únicamente un post en la página de Facebook de Totis), no hay una explicación clara por parte de la empresa, acerca del futuro de las muy queridas donitas.

Y hay más, si el rumor y mención, fue provocado para así, reposicionar la marca y producto o simplemente reforzar la conexión con la marca por parte de consumidor que, ante el ambiente de tensión política, se “agarró” de un rumor (falso), el hecho, sólo ayudó, “de a gratis”, a la marca-producto.

Si bien, hubo algún descontento por parte de los empleados de Totis, el hecho desató un claro ejemplo de “publicidad blanca” o provocada, al lograr contar con presencia de marca en medios digitales, masivos, de boca en boca y a por la cual, por supuesto, no se invirtió ni un peso (aparentemente).

Cuidado usuarios y adictos de Totis, no siempre ese tipo de rumores son reales y en este caso, ayudaron o fueron víctimas para impulsar el reconocimiento de marca; quizá estoy haciendo lo mismo en esta nota, pero la idea es sembrar un sentido de responsabilidad ante el raudal de mensajes y rumores que, no siempre, son verídicos.