Los auriculares, el gadget que finalmente nos atrapó

auriculares o audífonos
Foto: pixabay.com

El apogeo de los medios digitales y las diversas opciones de la oferta musical en internet, ha provocado el uso masivo de los auriculares o audífonos. Ahora, más que en otros momentos, se requiere escuchar bien la música, o simplemente aprovechar la herramienta para salirse de la realidad, aprovechando el ruido, como un aliado ideal para lograr un evidente avance en el desapego social.

auriculares oficina
Foto: pixabay.com

 

Auriculares a lo largo del tiempo

El uso de auriculares tuvo su auge a inicios de la década de los ochenta, cuando se portaba una reproductora de casete enorme que intensificaba (además de la masa muscular por cargar tanto peso), la preferencia por la música disco y su aporte a nuevos usos del dispositivo auditivo.

Audífonos en roller boggie
Pleícula: “Roller Boggie de 1979. Foto: sweetleighsewn.files.wordpress.com

El lanzamiento y éxito rotundo del Walkman en los ochenta, intensificó el uso de los audífonos. Más aún con el renacimiento del auricular y la industria musical en el año 2001, con la llegada de iTunes y el lanzamiento del iPod, retomando el uso de audífonos (ahora blancos), como extension auricular y medio auditivo para el goce musical y como apoyo estético de la moda: cuerpo encorvado atendiendo al otro cerebro: “el dispositivo móvil”. Una imagen que Apple visualizo y posicionó de manera contundente en nuestro cuadro cotidiano.

ipod audífonos
Los audífonos blancos de Apple. Foto: itunes.com
Se trata de una búsqueda por escuchar mejor la música, porque la calidad de los archivos digitales así lo exige, como un cuidado especial por mostrar a otros, el mejor auricular del mercado. O simplemente satisfacer la necesidad de compra y uso del gadget.

Los audífonos de “chicharo” en la ciudad.

Es evidente la penetración que tiene el uso de audífonos “de chícharo” (en su mayoría blancos), en el transporte público de la Ciudad de México; ahora, “es raro” el que no porte alguno, en un escaparate que expone a usuarios ensimismados, desquitando el uso de datos y atendiendo el convenio con Spotify; al parecer disfrutando de la música, con los ojos cerrados y con una clara actitud de estar deleitándose con una pieza musical de Chopin (de vez en cuando se logra escuchar un reggaeton o un éxito de música de banda).

metro cdmx auriculares
Metro de la Ciudad de México. Foto: mentePost.com

En los vagones del metro de la Ciudad, nos sumergimos entre una trope que también porta audífonos más grandes y de marca, de entre 3 mil hasta 5 mil pesos, de chícharo, de todos colores, de pókemon, de distroller, con diadema, con Bluetooth, o la opción general gracias a la venta informal que en su venta con ristras coloridas, emulan a los modelos de marca, vendiéndose como “pan caliente” (de a 15 o 20 pesitos). Insisto, no sé si porque urge escuchar música o para buscar un escape a fortalecer más nuestra individualidad.

“¿Baja en la siguiente estación?, señor, señor. ¡Ah perdón no vi que traía audífonos”.

 

Al final, nos atraparon.

Es así como los audífonos dejaron de ser un gadget para convertirse en otra extension de nuestro sistema orgánico, por la necesidad imperiosa en su uso y porque quizá seguimos en la búsqueda de respuestas y el sonido del ruido, quizá nos susurre algunas soluciones.

Por lo pronto, seguiré mi ruta mientras concluyo esta reflexión, acomodo mis audífonos y le subo a 10 el volumen para seguir bailando y cantando en silencio.

@axsosa
CDMX, enero de 2017.

Te invito a leer y compartir otras de mis colaboraciones en MentePost.