Recordando a: Albert Einstein y la Teoría de la relatividad

2
Albert Einstein
Foto: pixabay.com

Un día como hoy pero en el año de 1905, Albert Einstein publica su teoría de la relatividad especial, como parte del inicio que consolidaría la teoría de la relatividad general publicada en el año de 1915.

Albert Einstein y la teoría de la relatividad

Albert Einstein fue, además de un científico que trabajó muy duro para lograr aportar al mundo de la física, un hombre “normal”, que primero trabajó felizmente en la oficina de patentes de Berna, y en realidad, nunca pensó que con sus teorías, cambiaría el mundo de la ciencia.

En cuanto a su trabajo con la teoría de la relatividad, la primera parte de la teoría, publicada el 11 de abril de 1905, se basó en el estudio de la física, con el análisis del movimiento de los cuerpos ausentes de la fuerza gravitatoria.

Albert Einstein - Teoría de la relatividad
Foto: pixabay.com

Con dicha teoría, de acuerdo a Howard Gardner en su libro “Mentes creativas”, Albert Einstein, “había predicho un corrimiento gravitacional, hacia el rojo y una desviación de la luz de 1.7 segundos de arco en los rayos de la luz estelar que rozaran el sol”.

Por otro lado, la teoría de la relatividad general, publicada en 1915, consolida un nuevo aporte que modificaría la teoría newtoniana, al definir la gravedad como una curvatura del espacio y del tiempo.

En el año de 1921, Einstein obtuvo “El Premio Nobel” de física por sus aportaciones en el estudio del efecto fotoeléctrico, de la frecuencia de la luz y la energía.

 

La famosa fórmula

La fórmula de la relatividad de Einstein, es un estudio y aportación que modificó y actualizó las teorías de mecánica newtoniana, y define el cálculo de la energía remanente de la masa y la velocidad de la luz y que ayudó a definir como la velocidad es relativa, dependiendo de dónde se observe algún movimiento en un determinado espacio y tiempo.

Albert Einstein
Fórmula de Equivalencia entre masa y energía de Albert Einstein. Foto: librosmaravillosos.com

Einstein el “desmadroso”

La imagen del científico despeinado, con pipa, el pelo largo y siempre bohemio, ha consolidado una marca e imagen única de un hombre que en realidad, como lo describe el psicólogo y escritor Howard Gardner, como un hombre que le gustaba jugar y sentirse como niño, jugando ante las cámaras y buscando siempre “echar relajo”, algo inusual para el perfil clásico del científico de la época.

via GIPHY

Si quieres conocer la historia de la famosa fotografía de Einstein “sacando la lengua”, te recomiendo leer el artículo del blog de Yanina Patricio.

Sobrevalorado, seguido por muchos como estandarte para justificar o aparentar amplio conocimiento, un hombre normal (que no han existido muchos claro), que sin duda, sus aportaciones al mundo de la ciencia, fueron y serán fundamentales para el presente y futuro de la humanidad.

Compartir

Comunicólogo, mercadólogo, docente, locutor y desarrollador de negocios. Su pasión, la tecnología y las formas de comunicación alternativas y multimedia de la cultura.