La primera tarjeta de crédito que limita el impacto climático

tarjeta de crédito impacto climático do black ONU
Foto: Doconomy.

A través de la colaboración entre ONU Cambio Climático y Mastercard, la empresa sueca de tecnología Doconomy, presentó la primera tarjeta de crédito que limita el impacto climático y es “amigable con el medio ambiente”, ya que permitirá al usuario, contar un seguimiento y medición de las emisiones de CO2, asociadas a sus compras.

La tarjeta de crédito DO Black, contará con una app, que permitirá a los usuarios, conocer, medir su huella de carbono y compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero, a través de empresas o proyectos verdes, previamente certificados por la ONU.

La huella de carbono, se define como: el impacto de alguna actividad o proceso sobre el medio ambiente, el cual puede ser medido o cuantificado, de acuerdo a la cantidad de emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI).

tarjeta de crédito impacto climático do black ONU
App para medición de huella de carbono con el uso de la tarjeta de crédito Do Black. Foto: Doconomy.

Aunque la tarjeta DO Black y la app, con la que se operará en el seguimiento en la medición, no han sido liberadas al mercado, el sitio oficial del programa, invita a suscribirse a una lista de correo, para recibir información con las actualizaciones y el lanzamiento del producto.

El proyecto financiero sostenible, fue presentado el pasado mes de abril y fue avalado por la Secretaria Ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa, quien recibió el proyecto con la empresa Doconmy de forma positiva, resaltando los avances que se pueden lograr con este tipo de acciones más ambiciosas, en seguimiento a lo establecido en el Acuerdo de París, en la lucha contra el cambio climático.

ACUERDO DE PARÍS: busca reducir a la mitad las emisiones mundiales, para alcanzar la neutralidad climática a mediados de siglo. 

Aunque existen otros productos financieros que buscan proteger el medio ambiente, el gigante Mastercard y ONU Medio Ambiente, apuesta y abren la competencia de productos financieros de gran consumo, involucrando al usuario, a mejorar su cultura financiera y ambiental, reportando resultados medibles que pueden ser recompensados, al redimir sus puntos de impacto de huella de carbono.

The CO2 emission limit credit card – DO Black from Doconomy / DO on Vimeo.

Un producto financiero con vías a convertirse en sostenible, ante el gran reto de integrar los hábitos de consumo de tarjetahabientes y, el uso de una app, con la cual se podrá llevar un seguimiento de las emisiones, es decir, cada compra que se realice, se traducirá en un reporte detallado de emisión de gases, hasta alertar al usuario acerca de su huela de carbono.

¿El futuro de las Finanzas Sostenibles?

Tomando en cuenta, la alianza estratégica entre Mastercard y ONU Medio Ambiente, se vislumbra la llegada de un producto con gran penetración en el mercado financiero y de consumo, como un producto con el que se pueden lograra verdaderas finanzas saludables o responsables, en este caso, con el medio ambiente.

Como una nueva opción dirigida al consumidor responsable con el medio ambiente, como parte del crecimiento en el ámbito industrial y financiero sostenible, tal y como el uso de “Bonos Verdes” (fondos para apoyar proyectos sustentables), o los “Bonos de carbono”, instrumentos económicos y de mercado, los cuales, se invierten para reducir las emisiones de emisiones de gases de invernadero.

tarjeta de crédito impacto climático do black ONU
La tarjeta de crédito Do Black (de la empresa sueca Doconomy, fundada en octubre de 2018), busca limitar el impacto climático en concordancia con el objetivo 13 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Foto: Doconomy.

Los denominados “Bonos de carbono”, operan bajo el uso de instrumentos como los certificados de reducciones de emisiones (CER).

El proyecto financiero de Do Black junto con ONU Cambio climático, busca reducir en un 50% la huella de carbono, incluyendo al consumidor en dicha meta y, apoyando el  seguimiento oportuno de los 17 Objetivos de desarrollo sostenible, en específico el objetivo 13.3, en el cual se establece, mejorar la educación y la sensibilización en el arduo, pero constante esfuerzo por mitigar el cambio climático.

Dicho programa, forma parte del objetivo por reforzar las acciones de mitigación ambiental, gracias a un prematuro proyecto financiero-ambiental (ya se tardaron las otras marcas), como un esfuerzo más, ante la cuenta regresiva de los 11 años que nos quedan, para lograr disminuir en un 50% las emisiones humanas de gases de efecto invernadero y el calentamiento global.