Geofísica de la UNAM actualiza mapa de peligros del volcán Popocatépetl

Mapa de peligros del volcán Popocatépetl
Foto: Geofísica de la UNAM.

El volcán Popocatépetl, el gran coloso conocido como “Don Goyo”, gran representante del paisaje cotidiano, es un volcán que desde épocas antiguas, se ha respetado por su gran poder, por su gran tamaño y por ser uno de los bellos recuerdos de quienes visitan las ciudades y municipios que los rodean.

Debemos recordar que “el Popo”, es un volcán que cuenta con actividad, y a pesar de contar con grandes aportes científicos para lograr estudiar la esencia del coloso, continúa siendo impredecible, es por ello que la UNAM, presentó la actualización del “Mapa de Peligros del Volcán Popocatépetl”, un trabajo científico que contó con el apoyo de más de 27 especialistas del Instituto de Geofísica (IGf) y el Centro de Geociencias (CGeo) de la UNAM.

Dicho trabajo de investigación, el cual tuvo una duración de tres años, muestra los estados más vulnerables ante cualquier explosión de nuestro querido “Don Goyo”, de acuerdo con el vulcanólogo y director del IGf Hugo Delgado Granados, los estados de México, Puebla, Morelos, Ciudad de México y Tlaxcala.

Mapa de peligros del volcán Popocatépetl
Foto: Cenapred.
El Popocatépetl, es el segundo volcán más activo en México y el de mayor riesgo debido al historial de erupciones altamente explosivas documentadas.

El Director Delgado Granados afirmó también que, 18 municipios cuentan con territorios en las laderas del volcán y en las planicies aledañas, así mismo vulnerables ya sea en mayor o menor grado, de los peligros de la actividad actual o futura del Popo.

Varios de los municipios cercanos al popo, cuentan con poblaciones o comunidades asentadas en un radio de 15 kilómetros, y con un alto crecimiento demográfico como el caso de, Amecameca, Yecapixtla, Cuautla, Zacualpan, Cholula y Atlixco, zonas que han sido afectadas en erupciones pasadas.

El volcán no avisa, simplemente hace erupción tal y como lo ha hecho desde los últimos dos mil años, es por ello que al presentar el documento en el auditorio Tlayolotl del Igf, el Director Delgado afirmó que, con la información obtenida de los últimos años y gracias al estudio científico, se tiene que realizar un análisis de riesgo, mismo que ayudaría a planificar rutas de evacuación en caso de emergencia.

Mapa de peligros del volcán Popocatépetl
Vista actual del mapa de riesgo. Foto: Cenapred.

Sigue este enlace para conocer el detalle del monitoreo del Popocatépetl que realiza el Cenapred junto con el Instituto de Geofísica de la UNAM.

Erupciones y riesgos del Popocatépetl 

El mapa en cuestión, incluye el resultado de simulaciones de hacia dónde se extendería la caída de cenizas, lava, flujos y oleadas piroclásticas, lahares y avalanchas, mismas que estan señaladas de amarillo naranja y rojo.

De acuerdo con la investigadora de IGF, Ana Lillian Martin del Pozzo, los indicadores mencionados, ayudarán a explicar con mayor facilidad a la población, autoridades y académicos, acerca de las zonas de mayor riesgo.

Mapa de peligros del volcán Popocatépetl
Mapa de peligros del Volcán Popocatépetl. Foto: Instituto de Geofísica de la UNAM.

Las erupciones más fecuentes del Popocatépetl son pequeñas con columnas eruptivas menores a 10 kilómetros, que presentan el escenario de mayor probabilidad, sin embargo, las erupciones medianas que cuentan con columnas eruptivas entre 10 y 20 kilómetros de altura son menos frecuentes mismas que cuentan con un escenario de probabilidad intermedia.

Las erupciones grandes con columnas eruptivas mayores a 20 kilómetros tienen menor probabilidad de ocurrencia, pero son altamente destructivas. 

Es por ello la importancia de difundir dicho mapa de riesgos, en busca de rutas de evacuación y en caso de una explosión mayor, tal y como el coordinador de Protección Civil, de la Secretaría de Gobernación (Segob) Luis Felipe Puente, reconoció la importancia del documento, así como la importancia de hacerlo llegar a la población, ya que actualmente habitán más de 380 mil personas alrededor del volcán.

Fuente: UNAM.