Una paso más para el desarrollo de la vacuna contra el VIH

0
Vacuna contra el VIH
Foto: Pixabay

Un equipo de científicos del Reino Unido, Francia, Estados Unidos y Holanda,
encontraron una forma de superar uno de los principales obstáculos para el desarrollo de la vacuna contra el VIH, al lograr generar células inmunes que permanecen en circulación el tiempo suficiente para responder y detener la infección viral.

En un estudio publicado en el año 2009, los resultados de un ensayo clínico realizado en Tailandia, encontraron que una vacuna experimental contra la infección del VIH, que puede provocar el SIDA, redujo la tasa de infección humana en un 31%, sin embargo se fue poco el optimismo, ya que uno de los principales problemas que impidió que funcionara, es que no lograba una protección duradera.

Vacuna contra el VIH
Foto: Pixabay

De acuerdo con Jonathan Heeney, profesor del Laboratorio de Zoonotics Virales, de la Universidad de Cambridge, para que una vacuna funcione, sus efectos deben ser duraderos, ya que no es práctico solicitar que las personas regresen cada 6 a 12 meses para ser vacunadas.

¿Qué sucede cuando el virus del VIH entra a nuestro cuerpo?

Cuando un virus logra entrar a nuestro organismo, su objetivo principal es llegar a nuestras células y multiplicarse una y otra vez, de esta manera se extiende por todo el cuerpo.

Para el caso del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), la proteína que se encuentra en la capa externa del virus, se dirigen específicamente las células o linfocitos T CD4, las célucla principales reguladoras del sistema inmunológico, que producen señales importantes para otros tipos de células inmunitarias tales como, las Células B, que producen anticuerpos y células T-killer, que matan a las células infectadas con el virus.

Los linfocitos o células B, son un componente esencial del sistema inmunitario y ayudan a fabricar anticuerpos contra antígenos.
Vacuna contra el VIH
Tipos de linfocitos. Foto: 03inmuno.blogspot.mx
Las células o linfocitos T CD4, ayudan a coordinar la respuesta inmunitaria al estimular a otros inmunocitos, como los macrófagos.

En dos estudios consecutivos publicados en la edición de Journal of Virology, el talentoso equipo de investigación ha demostrado por primera vez que la vacuna modificada, ahora estimula mejor las respuestas de células B duraderas, aumentando la capacidad de los linfocitos o células B, para reconocer diferentes contornos de la capa del virus, para producir mejores anticuerpos protectores contra ella.